La Terapia Floral Evolutiva, ideada por Luis Jiménez y desarrollada por la Escuela Andalusí, es un modelo moderno que integra el saber ancestral desde el argot simbólico-floral y dota a los profesionales de una visión trascendente para adentrarse en la vida desde la mirada simbólica.

En la Terapiafloral Evolutiva se utilizan las esencias florales de Bach como catalizadores y símbolos para explorar los arquetipos que constituyen el inconsciente de todo Ser y el inconsciente colectivo de la humanidad.

Muchas personas me han preguntado ¿Qué diferencia hay entre estudiar o hacer una terapia con Terapiafloral Evolutiva y Terapia con Flores de Bach?  Me gustaría empezar explicando la  principal diferencia: mientras con la primera se aprende a ser terapeuta floral, con la segunda se aprende a dar flores.

En la actualidad la terapia floral de Bach se aplica de un modo prácticamente  alopático, tal como trabaja la medicina tradicional, a un síntoma, un remedio: “que tienes miedo conocido, Mimulus; que dudas en tomar decisiones, Scleranthus”, es decir,  se trabaja con las esencias el síntoma, a esto le llamamos dar flores y eso  lo puede hacer cualquier persona que tenga un vademécum de las flores de Bach.

Los terapeutas florales, que son aquello que practican la Terapiafloral evolutiva, no dan remedios para eliminar los síntomas o arreglar cuadros sintomáticos en el cuerpo,  sino para permitir que la persona sea fiel a sí misma.

Pero vamos a entrar en materia: Las personas enfermamos al no ser  congruentes con nosotros mismos porque… ¿Cuántas veces hemos pensado y sentido o actuado de forma diferente a la que en realidad queremos hacer?… A veces por miedo o por timidez,  otras por vergüenza o por chantaje emocional. Y… aunque tú y yo tengamos miedo, sepamos a qué y no seamos fieles  a nosotros mismos,  la forma de somatizarlo no será la misma, ya que tú y yo somos personas diferentes, educadas en un entorno diferente y de temperamentos diferentes. De modo que tomar Mimulus los dos no sería lo adecuado ya  que tu miedo conocido y mi miedo conocido no son por lo mismo, así que tendríamos que trabajar lo que nos ha llevado a ese miedo y no a erradicarlo. Si tomamos Mimulus, quitamos el miedo conocido sin dar la oportunidad a descubrir que es lo que nos  ha llevado a él.

Recordemos  pues que el síntoma es la vía de información para reflexionar sobre lo que está pasando, no para abortar, sino para ser consciente de quiénes somos y ser fiel a nosotros mismos.

La Terapia Floral Evolutiva aplica un modelo holístico poniendo a la persona sobre la pista para descubrir quién es y ser fiel a sí mismo. Cuando vivimos de acuerdo con quien somos lo primero que aparece es la alegría y la sensación de estar presente en la vida. A partir de ahí, empezaremos a desarrollar lo que necesitamos como Alma y no como sujeto vinculado a una sociedad que le exige a uno que haga cosas que no siente.

Podemos vivir de manera diferente cuando tomamos conciencia de la propia necesidad y no de lo que nos ha vendido la sociedad sobre alcanzar la felicidad como consecuencia de obtener logros.

Para finalizar me gustaría terminar con una frase de Bach “Recordemos que la enfermedad es un enemigo común y que cada uno de nosotros que conquiste un fragmento de ella, no solo se ayuda a sí mismo, sino a toda la humanidad”.

¿Quieres estar informado sobre nuestras charlas gratuitas, cursos y actividades?

Suscríbete para recibir toda la información.

Suscribirme