Para nosotros la persona es un todo, es un compendio de su estado físico y emocional y de cómo vive ese estado en un momento determinado. Una persona es un todo y no solo a nivel individual, porque es fruto de sus circunstancias, de la gente que la rodea, de su educación, de su cultura y en general del inconsciente colectivo. Es lo que es en el momento en que lo vive dependiendo de la permeabilidad que tenga respecto a todas estas influencias.

Por todo ello, cuando trabajamos con alguien en la consulta será objeto de nuestra observación todo en él y cuando decimos todo, es todo: desde el momento en que llame al timbre o a la puerta, observando como lo hace, como viste, como entra, como saluda, como se sienta, como se expresa, como responde, como mira. 

Todo esto para empezar, porque vamos a dejar claro desde el principio que cualquier afección, síntoma o desequilibrio que pueda tener una persona no puede aislarse jamás del resto de su ser, sea esta física o emocional. 

Por supuesto que una vez nos hayamos saludado, conocido un poquito y establecido una cierta conexión, procederemos a observar sus pies, porque estos serán la vía a través de la cual trabajaremos con él. 

Los observaremos con detenimiento y hablaremos comentando lo que observamos o no, dependiendo también de nuestra percepción previa, porque hay quien quiere saber nada más entrar por la puerta y a quien necesita más tiempo.

La observación de las señales en el pie será el principio de nuestro trabajo, realizando una lectura para saber en que momento esta la persona y si es consciente o no de la situación que le esta llevando a vivir como vive sus síntomas sean físicos o emocionales, pues para la Reflexología podal evolutiva es muy importante trabajar el  sistema nervioso central; el sistema vegetativo también ya que es el que nos permitirá regular el estrés y las emociones; los riñones, órgano importante para la eliminación y plexo solar antes de realizar ninguna manipulación y después trabajaremos el desequilibrio o la causa de la consulta del cliente, pero no debemos olvidar otros sistemas importantes como el endocrino y linfático al terminar, para hacer un trabajo que sea realmente efectivo.

Como veis se trata de un trabajo holístico, un trabajo que aunque pueda parecer una simple manipulación física con una determinada técnica comprende una adecuación a la totalidad de la persona que estamos ayudando , observando constantemente su evolución en todos los planos para aportar las herramientas necesarias para  la identificación, desidentificación e integración de cualquier circunstancia objeto de su desequilibrio físico o emocional e impulsar a que el  receptor asuma su responsabilidad evolutiva y transforme conscientemente  su personalidad que en este momento están limitando su proceso de aprendizaje o bienestar. 

¿Quieres estar informado sobre nuestras charlas gratuitas, cursos y actividades?

Suscríbete para recibir toda la información.

Suscribirme